Editorial de Raphaël Doko Triet

Editorial de Raphaël Doko Triet

Editorial de Raphaël Doko Triet


 maestro Raphaël Doko Triet A principios del mes de diciembre, en nuestro templo, Seikyuji, tendrá lugar de nuevo la Rohatsu sesshin. En ese momento en numerosos templos, en numerosos países y en otros continentes, monjes y monjas se reúnen para practicar durante una semana. Esta sesshin silenciosa se termina el ocho de diciembre con una ceremonia en honor al Buda Shakyamuni que despertó en una noche lejana, al mirar la estrella de la mañana. Leer mas
Todos los que lo deseen pueden participar en la Rohatsu, pero todos los monjes y monjas tienen que estar ahí. Para cada uno de nosotros es el momento de restablecer el hilo con aquella lejana noche, con el origen de ese voto profundo que un día nos hizo dirigirnos hacia la vía del Buda.

Se dice que la primera imagen del buda se pintó en la región de Magadha en la India. Los reyes Utrayana y Bimbisara eran amigos y aliados, tenían por costumbre intercambiar regalos. Bimbisara recibió un día de Utrayama una preciosa joya, de valor inestimable. Entonces se le ocurrió regalarle a su vez un retrato del maestro común, el Buda Shakyamuni.

El artista a quien se encomendó la obra, estaba tan impresionado por la presencia del Tathâgata que le era imposible trabajar mirándole fijamente a la cara. El Buda propuso entonces que se instalaran en la orilla de un lago de aguas cristalinas y el artista trazó su dibujo a partir del reflejo del Buda en la superficie del agua.

Evidentemente, cada uno de nosotros tiene buenas razones para no venir a la Rohatsu, pero en la vía las razones propias son siempre pobres.

Por favor, venid a contemplar ese reflejo en el agua pura de vuestro espíritu.

2018-11-05T14:47:04+00:00